Publicado em 05/03/2014 - 15:59 e atualizado em

Zapato Florido




Autor: Mario Quintana
Título: Zapato Florido
Idiomas: esp
Tradutor: Hugo Guti?rrez Vega(esp)
Data: 29/12/2004

ZAPATO FLORIDO


Mario Quintana

 
¿Qué habrá en el cielo?
Si no hay sillas mecedoras en el cielo…
¿qué pasará con mi Tía Elida
que para allá se fue?
El poema
Una hormiguita atravesó en diagonal la página
todavía en blanco. Esa noche, él no escribió
nada. ¿Para qué?, si por esa página ya habían
pasado la inquietud y el misterio de la vida.
Nada más para ella
Doña Cómoda tiene tres cajones y un aire
satisfecho de señora rica. En esos cajones
guarda cosas de otros tiempos nada más
para ella. Siempre fue así Doña Cómoda:
gorda, cerrada, egoísta.
Madrugada
Trotan, trotan desbarrancando mi sueño,
los innumerables burritos de la madrugada.
¿Llevan naranjas? ¿llevan repollos? ¿llevan calabazas? No.
Llevan colores: verdes tiernos, amarillos
vivaces, morados, rosas, ocres.
Son los burritos pintores.
Carrito
Amar es cambiar el alma de domicilio.
Horror
Con sus oooes de espanto, sus errres guturales
y su hirsuta h, horror es una palabra con los
cabellos erizados, asustada de su propio
significado.
La adolescente
Va andando y va creciendo.
Todo en ella es alto y flaco:
la voz, los gestos, las piernas…
¡Antílopes! Veo antílopes cuando pasa,
Pinta al pasar un friso de antílopes,
de bambúes al viento, de lunas caminantes,
mutables, crecientes…
Nocturno
El reloj pespuntea, meticulosamente, quilómetros
y quilómetros de silencio nocturno.
De vez en cuando, los viejos roperos crujen
como huesos.
En la isla del patio, el perro ladrando.
Es la luna.
Y, al recordar otra luna, los ojos de Lilí
sorprendidos, se abren en la obscuridad.
_______________________________
Fuente: QUINTANA, Mario. Zapato florido. Traducción de Hugo Gutiérrez Vega. (www.fuentes.csh.udg.mx)/.